.:: ONG K'anchay ::.
Kanchay

K'anchay y los desafíos del presente

K´anchay nace de la luz del alba, de las primeras luces de un nuevo día. Cuando, en la alborada de cada jornada, los niños y las niñas de las comunidades más olvidadas de Bolivia se despiertan y emprenden una larga caminata hacia la escuela más cercana de su casa. Pues, tal es su rutina: caminar varias horas, a menudo el vientre vacio, antes de iniciar, cansados, la primera clase del día.

El sueño de K´anchay nace de estos crep&ucute;sculos matutinos por querer hacer realidad, para estos miles de niños, la esperanza de una mañana alumbrada de mejores condiciones educativas. En estos lugares inhóspitos, donde rigen la extrema pobreza, la desnutrición y el analfabetismo, K´anchay sueña convertirse en un punto de encuentro de dos mundos, él que necesita del otro y él que le puede ayudar al otro.

K´anchay nace, paso a paso, de aquella convicción que no existen fronteras para abrir espacios a la solidaridad. No existen límites para crear lazos de fraternidad. No existen barreras para dejar crecer a su hermano con dignidad y con igualdad; igualdad de oportunidades e igualdad de respuestas a sus necesidades.

K´anchay nació en el año 2002 – luego de varios años de recorrido por las comunidades del Norte de Potosí – en estas horas de gracia, donde todos nos pusimos a soñar que los niños y niñas de las familias campesinas de estos lugares gozaran de una educación verdaderamente liberadora. De una escolaridad sin interrupción, sin abandono escolar ni deserción. Una escolaridad sin horas interminables de caminata entre sus casas y la escuela. Una escuela sin hambre, sin discriminación. Una escuela con libros y cuadernos, con lápices y pinturas … Una escuela y unas aulas donde todos los alumnos vayan dibujando “el sueño de la felicidad”.

K´anchay nació con un coraz&ocute;n latiendo al ritmo de esta población, aquel día donde decidimos, entre cerros y ríos, entre luces y sombras, entre tierra y agua… relevar el gran desafío de despertar a aquellos niños y niñas a&ucute;n adormecidos en la oscuridad de sus carencias.

A la hora de abrir esta página, formo el intenso deseo que K´anchay siga enciendo estas pequeñas luces de cada amanecer, portadoras de unas mañanas más luminosas para todos los niños, las niñas y los jóvenes del Norte de Potosí.

Robert Crespin Presidente de K'anchay.

Cochabamba, agosto 2.017

Siguenos en:

No flash player!

It looks like you don't have flash player installed. Click here to go to Macromedia download page.